11 abril, 2016

Formas de contar

Eran cinco. La profesora, delante, iba guiando a una hilera de cuatro críos de no más de cinco años. Hicieron su entrada triunfal en la plaza chillando, más que entonando, el estribillo de una canción infantil en inglés. "Qué monos". "Sí, pero adiós silencio". "Oh".

-And, how many trees are there?
-Three!- exclamó uno de los pequeños, el rubio más menudo.

"Three? Uno, dos, tres... ¡yo cuento siete!". "A ver, les está enseñando inglés, no matemáticas". "Sí, pero puede estar contanto siete y diciendo three". Aplaudiste mi observación: "joder, es verdad". Sonreí, sientiéndome victoriosa por el touché de mi perspicaz comentario a una mente, la tuya, tan audaz. Aunque quizás en aquella plaza hubiera cinq arbres, y en realidad no todo se trate de saber contar.